Escudo de la ciudad

Escudo de la ciudad
El escudo de Rosario fue diseñado por Eudosro Carrasco, autor junto a su hijo Gabriel, de los Anales" de la ciudad. La ordenanza municipal lleva fecha de 4 de mayo de 1862

PREVENCION DEL DENGUE

Páginas vistas en total

miércoles, 31 de mayo de 2017

LOLA MORA

Escultora, nacida en Tucumán el 22 de abril de 1867. Fue su padrino de bautismo Nicolás Avellaneda, más tarde Presiden­te de la República. Era una niña cuando perdió a sus padres, pe­ro sus condiciones comenzaban a destacarla y cultivó la pintura hasta que el gobierno provincial le otorgó una beca para conti­nuar sus estudios en Buenos Ai­res. Allí logró nueva ayuda ofi­cial destinada a solventar su perfeccionamiento en Europa, adonde viajó en 1897, con trein­ta años de edad, munida de car­tas de recomendación para el Mi­nistro argentino en Roma. Un tiempo después el general Roca intercedía para que se le prolon­gara la subvención, dada u la pro­vechosa labor que estaba cum­pliendo". La permanencia en Ro­ma influyó de manera decisiva en su orientación: dejó la pintu­ra por la escultura. Estudió con los maestros Barbella y Monte-verde, y pronto instaló en Roma su taller visitado por personali­dades como la reina Margarita y el general Roca. Se había casado con el pintor argentino Luis H. Hernández, pero su matrimonio fracasó. Tenía ya renombre con­tinental y ganó un concurso in­ternacional realizado en San Pe-tersburgo, Rusia, pero le exigie­ron **que debería tomar la ciuda­danía de ese país renunciando a la argentina". Eran las condicio­nes para firmar el contrato. Pero ella se negó rotundamente u pre­firió perder esa brillante oportu­nidad para su carrera artística. Los bocetos de la obra fueron tra­ídos a Buenos Aires y aceptados por la Municipalidad, que auto­rizó la construcción del basa­mento de la fuente de las Nerei­das en el Paseo de Julio. Las figu­ras fueron ejecutadas en Europa y la obra inaugurada en 1903.
Los desnudos femeninos origi­naron una campana contra la fuente, que fue trasladada a la Costanera, en ese tiempo desier­ta. La vida y obra de Lola Mora eran objeto de permanente críti­ca, pero ella continuaba traba­jando. En 1904 hizo dos altorre-lievespara un edificio de Buenos Aires, ubicados después en la Ca­sa de Tucumán, ciudad donde también se encuentra su gran es­tatua de La Libertad, además de numerosas obras (las realizadas para el fallido monumento a la Bandera en Rosario) disemina­das por muchos lugares del país. Su idealismo e imaginación la hicieron emprender proyectos destinados al fracaso, como ex­ploraciones mineras en Salta. Volvió a Buenos Aires con la ra­zón perdida e impedida de ganar su subsistencia. En 1935 quisie­ron reparar los daños que le ha­bía inferido la vida y la incom­prensión de su tiempo, pidiéndo­se al Congreso "una modesta pen­sión para la primera escultora argentina". Pero el proyecto lle­gó tarde pues Lola Mora falleció poco después, el 7 de junio de 1936. En 1977 sus restos fueron trasladados a Tucumán. (Diccio­nario de Mujeres Argentinas, Lily Sosa de Newton, editorial Plus Ultra, Bs. As. 1986.)

Los subrayados pertenecen al autor de este trabajo.

Fuente: Extraído de la Revista “ Rosario, Historias de aquí a la vuelta”. Fascículo Nº 1 . Autor. Hector A. Sebastianelli. Abril 1991